Pájaros azules

icon: Claudia S. Cadena

Cuando él pintaba, tú escuchabas música; mientras tú leías, él dibujaba. Y en un fragmento de esos instantes, los dos bailaban. Te encantaba llegar a casa, escuchar música con el volumen bajo para no despertar a los viejitos, esperabas a que llegara la madrugada; a pesar de no poder dormir ibas al colchón y te acostabas. Strudel se acomodaba en su almohada, contabas los minutos, y al escuchar el ruido del motor te hacías la dormida. Strudel salía disparado, dejaba la almohada tibia llena de pelusas grises.

La última vez que se vieron, Mateo te propuso hacer de nuevo un viaje largo, escapar del mundo e ir a cualquier lugar, caminar hasta que los dedos de los pies se les cayeran, conocer otras ciudades, hacer nuevos amigos. Comenzar de nuevo, como en San Cristóbal.

Continúa disfrutando SerCulto en nuestra versión electrónica; No.4. Nota completa aquí.

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s