CELEBRACIÓN DE TODOS SANTOS EN LOS OTOMÍES DE LA SIERRA ORIENTAL DE HIDALGO

El territorio otomí en la sierra

PARTE 1

Los otomíes orientales del estado de Hidalgo se asientan en la Sierra Madre Oriental, en la denominada Sierra Otomí-Tepehua, en los municipios de San Bartolo Tutotepec, Tenango de Doria y Huehuetla. Según el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (2010), pertenecen a la familia lingüística Oto-mangue, identificada en la variante de Otomí de la sierra; su autodenominación es ñuju, ñojo y yühu.

Esta región se caracteriza por su extensa zona montañosa biodiversa y por la presencia de grupos étnicos tepehuas, nahuas, totonacos, otomíes y mestizos. Los municipios serranos forman una especie de península montañosa que marca límites territoriales con los estados de Veracruz y Puebla. Paradójicamente, podríamos decir que geográficamente los municipios se encuentran al margen, a la orilla del estado de Hidalgo, pero también podemos ver que la dinámica socioeconómica es marginal, pues predomina la economía de subsistencia, donde gran parte de sus actividades y territorio se destina a actividades agrícolas, pecuarias y forestales. Además, el acceso a sus localidades es limitado, dada la poca infraestructura carretera.

kanik-tutotepec4

En la Sierra Otomí-Tepehua la producción agropecuaria no es uniforme, ya que la población se encuentra asentada en diversas altitudes y tipos de microclimas; por ejemplo, se pueden encontrar localidades en bosques de niebla templados y en bosques tropicales montañosos a pocos kilómetros de distancia entre ellos. Esto nos obliga a pensar que en la Sierra existe una diversidad de actividades productivas influidas por la ecología donde los otomíes han desarrollado conocimientos y saberes para el manejo de ésta.

Los otomíes tienen una forma de vida que es dinamizada a través de sus unidades familiares con prácticas agrícolas tradicionales, pues predomina el uso del machete y la coa. Así también, la producción se divide en espacios domésticos y extradomésticos bajo una lógica de división sexual del trabajo, donde se produce café, cacahuate, calabaza, frijol –de mata y gordo–, jitomate, chile, maíz de tonamil, maíz de temporal, se realiza la crianza y engorda de cerdo, ganado bovino y aves de traspatio –gallinas y guajolotes–, actividades que tienen una profunda conexión con lo religioso y lo ceremonial.

kanik-tutotepec2

Las prácticas que refuerzan la vida material de los otomíes se acompañan muchas veces con rituales denominados “Costumbre” (Màté o “favor”), que se realizan con el objetivo de pedir “favor” a los dioses para que den buen tiempo a sus cosechas y que la gente no se pelee; en general, se pide el “favor” para una vida social en armonía con su medio social y ecológico. El “Costumbre” consiste en varias acciones como rezos, ofrendas, sacrificios, cantos y peregrinaciones que van dirigidos a solicitar una buena cosecha, lluvia y buen clima.

En general, el territorio de los otomíes dinamiza creencias y rituales a través de “una serie de objetos como el papel recortado, el Palo Volador y el culto a los cerros, a las potencias del agua, el viento, el fuego y la tierra”, cosmogonía articulada a los calendarios agrícolas, en la que la religión está fuertemente influida por la geografía, ya que se desarrollan los rituales en cerros, cuevas, grutas, iglesias y sus parcelas.

Como vemos, una dimensión constituyente del otomí, es el lugar donde se asienta, donde se territorializan sus acciones culturales, económicas, políticas y sociales. Es por esto que la Sierra es “objeto de operaciones simbólicas y una especie de pantalla sobre la que los actores sociales (individuales o colectivos) proyectan sus concepciones del mundo”; es el territorio productivo, biodiverso y sagrado. La Sierra Otomí-Tepehua, es la articulación entre el espacio físico y simbólico, es paisaje como belleza natural, como entorno ecológico privilegiado, como objeto de apego afectivo, como tierra natal, como lugar de inscripción de un pasado histórico y de una memoria colectiva y, en fin, como “geosímbolo”.

dslr-camera icon Miguel Carrillo / Valentína San Juan

Continúa disfrutando SerViajero en nuestra versión electrónica. Nota completa aquí.

 

 

 

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s