¿Me das para mi calaverita?

Se acerca el Día de Muertos, época del año favorita de muchos de nosotros, tiempo para recordar a nuestros seres queridos y colocar el tradicional altar en la parte más lucidora de la casa. En la Huasteca hidalguense se celebra el místico Xantolo, y en la televisión es cuando se transmiten los maratones de películas de terror… ¿de terror? ¿Y el Día de Muertos qué?

Es por eso que en Los Nachos con Queso nos hemos dado a la tarea de comentarte y recomendarte (bajo tu propio riesgo) unas pelis palomeras, que han intentado coquetear con nuestra celebración y, como en todo coqueteo, las cosas no siempre salen tan bien como esperábamos.

El Cuervo: Ciudad de ángeles (1996), la segunda entrega del Cuervo se da en el Día de Muertos (recuerda que a Erik Craven, interpretado por el también finado Brandon Lee, lo matan un 31 de octubre). Ash Corven, junto con su hijo, son testigos de un asesinato; la clásica premisa de estar en un mal lugar en un pésimo momento. Luego de su muerte violenta se convierte en el Cuervo y busca como médium a Sara. En la primera entrega, Sara es una niña que busca constantemente la compañía de Erik y su esposa y se vuelve una conexión entre vivos y muertos, pero en ésta ocasión Sara ya está más bien crecidita. Ambientada en lo que parece ser un lugar de California, todo sucede durante las festividades del Día de Muertos, sólo que –para variar– le echan mucho del imaginario norteamericano: hay un Muerto’s Parade, tocan los Deftones, hay mucho cempasúchil, sale hasta Iggy Pop, y mejor ya no les cuento cómo acaba la cosa. Tengo que advertirte que como secuela es bastante malita, pero si la miras con el ojo curioso, puede que hasta la disfrutes un poco. Personalmente, considero algunas frases memorables.

el-cuervo-pelicula-brandon-lee-1994

El Libro de la Vida (2014). Manolo es un joven torero y cantante que se embarca en la aventura de su vida, en lo que parece ser el inframundo. La acción se lleva a cabo en un pueblito de México o de España, o quizás de California –bueno, está medio mal situada– en donde conoce a la Catrina y participa en el festejo del Día de Muertos… todo por el amor que le tiene a su novia María. Es una película con una premisa muy sencilla, porque es para niños, así que no puedo contar mucho ya que le vendería el guión a quien no la ha visto. Visualmente es sumamente colorida, con una animación muy moderna. SIN EMBARGO, sí, otra vez el imaginario norteamericano peca de creativo y aunque se ve que hicieron su investigación previa, pues resulta todo muy agringado. Y todo porque hacen una mezcla de México-latino-españolizado. Bueno, mejor mírala y no hagas corajes; sólo goza de una hora y media de animación.

poster

Spectre 007 (2015) El inicio de la película es justamente en el Muerto’s Parade en la Ciudad de México. El tres veces valiente y guapo James Bond hace un enorme desmadre en pleno centro histórico por perseguir a un terrible criminal. ¡Ah! y deja plantada a Stephanie Sigman conocida como Miss Bala. La secuencia debe durar máximo unos diez minutos en total, pero se estima que costó un aproximado de 14 millones de dólares al gobierno mexicano (por ende a todos nosotros como contribuyentes), todo con la intención de que la producción de la película mostrara ciertos elementos, entre ellos, a Miss Bala. Y por cierto, el estudio nos dejó aquí aventados sus globos y demás chácharas del falso Muerto’s Parade, así que el gobierno de la Ciudad de México consideró llevar a cabo el mentado desfile, aprovechando la utilería –y para no decepcionar a los turistas– lo que, hasta donde alcanza mi información, sí se podrá ver en la siempre jacarandosa CDMX.

spectre

COMBO CON EXTRA QUESO:

Macario (1960), una película mexicana ma-ra-vi-llo-sa, se sitúa en algún lugar de México en vísperas del Día de Muertos, en donde Macario es un indio muy pobre que tiene un especial encuentro con la muerte, quien le da un agua especial y curativa gracias a que Macario le convida de comer de un guajolote que su esposa robó, y así es como él aprende a curar y compartir con el pueblo la magia hasta que, como siempre, la iglesia mete sus narices y empiezan los problemas para el pobre hombre. Es una película tan buena que estuvo nominada al Oscar y a la Palma de Oro como mejor película extranjera en 1960 y, aunque no los ganó, sí forma parte de las mejores películas mexicanas según un compilado de la revista Somos de 1994.

macario

Y es así mis amigos,

que termino mi recomendación,

y ya luego me voy corriendo

al puritito panteón.

dslr-cameraInternet iconErika Soto

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s