El Teatro Guillermo Romo de Vivar cumple 25 años

Un espacio de gran tradición para albergar las expresiones teatrales, musicales, dancísticas y más de la ciudad de Pachuca cumplió 25 años de actividad ininterrumpida: el Teatro Guillermo Romo de Vivar, recinto de gran valor para la cultura hidalguense.

“El Romo”, como todos los conocemos, fue reinaugurado un 21 de octubre del año 1991, en los arcos de Plaza Juárez, de la capital hidalguense. Se trata de un teatro con capacidad para cerca de 200 personas, pero que a cinco lustros de existencia con su vocación actual ha acumulado renombre y tradición.

kanik-romo3

En este acogedor recinto –administrado por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo– se han dado cita los más variados eventos de artistas locales y foráneos, como obras de teatro, espectáculos de danza, conferencias, presentaciones editoriales, proyecciones de cine –ahí se llevan a cabo las muestras y foros de cine de la Cineteca Nacional– y ha sido sede de festivales nacionales e internacionales de cultura, como el de Guitarra Clásica Ramón Noble, entre muchos, muchos más.

¿Quién fue Romo de Vivar?

Para honrar la memoria de un personaje que hizo aportaciones a la vida cultural de Hidalgo, fue que se decidió designar a este teatro con el nombre actual: Guillermo Romo de Vivar Frías. Él nació en Monterrey, Nuevo León, el 16 de noviembre de 1915 y murió el 8 de enero de 1997 en Pachuca, Hidalgo.

Su labor como promotor de las artes escénicas en la capital de nuestro estado le valió el reconocimiento de la comunidad y de funcionarios públicos. Uno de los sitios donde ejerció su trabajo fue el entonces teatro de la Casa de la Mujer Hidalguense, al que después le asignarían el nombre de este hombre.

Romo de Vivar ejerció la enseñanza del teatro en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, más precisamente, en la Preparatoria número uno. Además, una gran cantidad de alumnos y egresados de esta casa de estudios participaron en los montajes dirigidos por él.

kanik-romo2

Anécdota

Juan Manuel Menes Llaguno, cronista del Estado de Hidalgo, escribió una anécdota sobre Romo de Vivar:

Un día llegó a aquella salita nada menos que el general y licenciado Alfonso Corona del Rosal, que era ya gobernador electo del estado. Al terminar la función, el reconocido político permaneció en su asiento hasta que salió el último espectador, entonces se acercó al director de la compañía, un Guillermo Romo de 42 años de edad, y le dijo muy circunspecto: “admirable labor la que realiza usted con estos jóvenes, ya me lo había dicho la Morena Castrejón”, y agregó: “¿Quisiera usted hacerse cargo del teatro que estamos construyendo en la nueva Plaza Juárez?”

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s