OTOMÍES GOURMET: COMPARTIENDO IDENTIDAD

kanikotomi2En el Corazón del Valle del Mezquital, en la comunidad Dios Padre del municipio de Ixmiquilpan, se encuentra Otomíes Gourmet, una empresa creada por mujeres indígenas y respaldada en gran medida por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

Desde sus inicios en 2012, la empresa Procesadora de Alimentos, Manualidades y Artesanías S.C. de R.L. de C.V., impulsada por un grupo de mujeres que encabeza Elizabeth Jiménez Olguín, entendió la responsabilidad social de poder compartir identidad, a través de la reinvención de recetas con ingredientes prehispánicos y decorados artesanales de la región, destacando sabores, colores, olores y texturas.

Con talento y carácter emprendedor, estas mujeres han sacado provecho de sus raíces autóctonas en cuanto a la herencia  gastronómica de la región del Valle del Mezquital, aprovechando insectos y plantas, como la exquisitez de los gusanos de maguey: chinicuiles y chicharras; el caviar de hormiga (escamoles), caracoles de tierra (cultivados), xamues (gusanos del mezquite), o los variados productos silvestres del nopal (xoconostle) y el maguey, por citar sólo las materias primas más representativas para la elaboración de la línea de 17 productos en 42 presentaciones, de salsas, aderezos, mermeladas y licores.

En octubre de 2015, Otomíes Gourmet fue tomado como un proyecto emblemático de la CDI a nivel nacional, con proyección internacional, por lo que no sólo le otorgó a los productos el distintivo Manos Indígenas, sinónimo de calidad mexicana bajo un proceso de evaluación 100 por ciento artesanal.

Desde ese momento, la CDI apoyó la gestión a favor de la empresa para la obtención de tablas nutrimentales aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos, (FDA, por sus siglas en inglés), para cumplir con la calidad de exportacióny atender a prospectos de varios países.

Entre los apoyos que CDI le ha brindado a Otomíes Gourmet, destaca la gran difusión en los eventos nacionales importantes, como son las Expos de los Pueblos Indígenas, como la última realizada en noviembre en la Ciudad de México, con una afluencia mayor a 65 mil visitantes nacionales y extranjeros, que ha permitido posicionar los productos de Otomíes Gourmet en puntos de venta de la Ciudad de México, Querétaro, Tampico, Tijuana y Cancún, y con un marcado interés de promotores e inversionistas para incursionar en los mercados de Canadá, Alemania, Francia y Holanda.

Hasta ahora, Procesadora de Alimentos, Manualidades y Artesanías S.C. de R.L. de C.V. ha creado más de 120 empleos directos e indirectos, destacando los de las propias cooperativistas, el personal que atiende puntos de venta y la comercialización en exposiciones; los productores de insectos, frutas y hortalizas, y las bordadoras de Tenango de Doria, más las incrustadoras de concha de abulón.

La dinámica de Otomíes Gourmet ha impactado no sólo al municipio de Ixmiquilpan, sino además a localidades vecinas de Cardonal, Alfajayucan y Chilcuatla; y en la distancia, a Tenango de Doria, a través de la generación de empleos de quienes aportan los bordados regionales que decoran cada una de las presentaciones de la marca.

Con calidad gourmet y gran deleite exótico, las salsas de chiltepín, chinicuiles, chicharras, xamues, chapulines, pulque con caracol, caviar de hormigas y finas hierbas; los licores de xoconostle, maguey y granada; y las mermeladas de kiwi con nopal, xoconostle, higo y Jamaica, han cautivado el paladar de consumidores nacionales y extranjeros en cada oportunidad.

De estos 120 empleos directos e indirectos que ha creado Otomíes Gourmet, gracias al invaluable apoyo de la CDI, la mayor parte de ellos se reflejan en productores indígenas, mujeres artesanas, madres jefas de familia y madres solteras, porque ese es el espíritu y esencia del trabajo que a nivel nacional realiza la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, encabezada por la contadora Nuvia Mayorga Delgado.

Actualmente, Otomíes Gourmet produce 6 mil piezas de producto mensualmente, pero al terminar la construcción formal de su primer taller artesanal en la misma comunidad de Dios Padre, la expectativa es multiplicar esta producción con la incorporación de dos turnos más de trabajo.

Los productos de la marca no tienen conservadores y tienen una vida de anaquel, para las mermeladas, de un año; las salsas, dos años; y los licores, mayor a los tres años.

iconKanik, serculto/serlibredslr-cameraCortesía

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s