Concurso de disfraces

Alrededor de las 9 de la noche, personas de todas las edades llenan de vida la explanada del palacio municipal, que será escenario del competido concurso de disfraces que se lleva a cabo como parte de las actividades del Carnaval 2017 en San Felipe Orizatlán.
Niños y niñas abandonan por un rato los juego mecánicos y buscan un espacio para presenciar el espectáculo, atraviesan las vallas y se sientan en tablas de madera o bien, en el concreto. Como parte del jurado se encuentran el presidente municipal Raúl Valdivia Castillo y la diputada Érika Saab, además los reyes del carnaval ataviados con vestimenta que recuerda a antiguas autoridades prehispánicas.
El concurso comienza con un desfile en el que todos los participantes recorren la explanada mientras lucen sus disfraces: la Reina del Reciclaje porta un vestido elaborado con envolturas de golosinas, mientras que una enorme india María de cartón monta al burro Filemón. Atraviesan la pasarela un amarillento Donald Trump lanzando billetes y una máquina dispensadora de gasolina que amenaza con asaltar las carteras mexicanas. Con toda la actitud para la cumbia, Vítor se peina y baila entre los Mecos: hombres cubiertos de lodo que celebran el triunfo de Moctezuma, llevan un zopilote vivo con que confronta a una serpiente, en referencia a la leyenda azteca.
“El empleado de oficina” recuerda a un antiguo presidente de México que el maestro de ceremonias prefiere no nombrar, mientras que “las gordas del zumba” presumen sus muy ajustados vestidos de colores a su alrededor.
Las personas ríen y aplauden las parodias, y alaban los vestuarios más elaborados y representativos. Durante la deliberación del jurado, Guadalupe Escamilla interpretó canciones que dedicó al público de San Felipe. Tras algunos minutos de espera, se anunciaron a los ganadores. En la categoría infantil fueron el Águila Calva y la Reina del Reciclaje quienes merecieron el premio, por parte de los adultos, los Mecos y la india María celebraron el triunfo, que además de la recompensa económica, significa que lograron representar la tradición de su pueblo.
Así cerró el concurso, mas no la celebración, pues la gente continuó bailando hasta que los alcanzó la madrugada, y hasta este día, la fiesta sigue.
icondslr-camera  Rocío Elizabeth Rivera
Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s