El oscuro universo del monstruo de peluche

Recientemente los Estudios Universal, abusando de la moda de tener largas sagas, anunciaron lo que sería su Dark Universe o la intención de traer al nuevo milenio una colección de monstruos de películas clásicas, de la cual la Momia se estrenó apenas hace unas semanas (en la que los especuladores calculan una pérdida en inversión de entre 75 y 60 millones de dólares en taquilla). Les mentiría si les dijera que la vi; francamente, en los últimos 15 años las películas de Tom Cruise me causan una extraña somnolencia que evito a toda costa, así que me quedé con las películas de Brendan Fraser y todos contentos.

Lo que llama la atención es la cantidad de revividos que vienen tras de nosotros. Por el momento se dice que tendremos a Drácula, Frankenstein, el Hombre Invisible, la novia de Frankenstein, el Hombre Lobo, el Fantasma de la Ópera, el Monstruo de la Laguna Negra, Van Helsing y hasta el Jorobado de Notre Dame. Jugada peligrosa por parte de los Estudios, ya que estamos hablando de los personajes más clásicos que iniciaron la historia del cine fantástico. En esa bella época la gente aún era dulce e ingenua y a los perros los amarraban con salchichas. No me gustaría contarles lo que todos ya sabemos del casting para la nueva ola, pero es buen momento para recordar algunas de estas viejas joyas, para que llegado su tiempo decidan ustedes si fue o no buen proyecto, o simplemente se les están acabando las ideas a los creativos de Universal y están agarrados de la tablita tipo Titanic (y ellos son Jack Dawson).

monstro1.jpg

El Fantasma de la Ópera (1925). Fue en la primera película que Universal se la jugó en el género. Es una pieza de cine mudo con Lon Chaney (padre) como el fantasma. Dicen que su maquillaje era tan bueno, que no confesaron que él mismo se lo había hecho hasta después de su estreno. Se le considera una pieza única y se preserva una copia en el Registro Nacional de Cine en Estados Unidos.

monstro2

Drácula (1931). Producida precisamente por los Estudios Universal, es la clásica historia de Bram Stoker (sin la manita maquilladora de historias que tendría en los 90’s) protagonizada por el mismísimo Bela Lugosi. Durante su carrera, Don Bela fue reconocido por ser EL vampiro del cine a blanco y negro y fue gracias a esta cinta que todos lo recordaríamos. Con un poco de búsqueda la encontrarás hoy en día en la red, y podrás gozar de esos efectos de niebla, los ojos oscuros y penetrantes del vampiro y el terror infantil de antaño.

monstro5

Frankenstein (1931). Producida también por los Estudios Universal, basada en la historia de Mary Shelley y su protagonista es Boris Karloff. Don Boris sería igualmente una leyenda del cine de monstruos. Es una obra maestra del maquillaje, además de los zapatos de plataformas y los tornillos pegados al cuello. La mejor parte es la escena cumbre en la que la criatura finalmente empieza a mover las manos y el científico Henry Frankenstein grita triunfal: “It’s aliveee! It’s aliveee!!”.

 

La momia (1932). Boris Karloff ya tenía fama, así que le dan el papel de Imhotep, la tremenda momia que vuelve a la vida en busca de su amada, a quien fácilmente confunde con una bella jovencita que –coincidentemente– era igualita a la anterior. Ya saben, esas confusiones que ni suceden. De la película de Tom Cruise ni hablamos porque no tiene nada que ver con el guión original: tenemos una momia de dos pupilas, un protagonista en edad de ser el papá de un protagonista, y una larga lista de críticas negativas.

monstro3

El hombre invisible (1933). Claude Rains formó parte de los actores de terror de los Estudios. En El hombre invisible aterroriza a todos con su cara cubierta por vendas y lentes oscuros. Perdón, pero si eso no es actuar no sé qué sería; los efectos de desaparecer la cabeza de Rains son increíbles para la época. Y la risita malvada del personaje no tiene comparación (lo sentimos Kevin Bacon, pero realmente la risita era básica para el personaje).

monstro4

El lobo humano (1935). Otra creación de Estudios Universal. Henry Hull es la cara detrás del peluche. Por alguna razón su película no funcionó tan bien, por lo que en 1941 se realizó el Hombre Lobo con Lon Chaney Jr. de protagonista y Bela Lugosi en un pequeño papel de gitano. Aunque la crítica la calificaba como carente de magia, es la versión que se recuerda más que la de Hull, quizás porque el Hombre Lobo se estrenó poco tiempo después del ataque a Pearl Harbor y todo lo que quería la audiencia era un refugio de paz mental.

Posiblemente sea muy aventurado aseverar que estos viejos clásicos de terror sean parte del surrealismo en el cine; sin embargo, forman parte de una época en la que todos buscaban un escape de la realidad que únicamente un antagonista de ciencia ficción podía darles. Son, además, películas a las que durante 80 años se les han hecho muchos “refritos”, muchas adaptaciones y versiones apegadas a la realidad del momento en que vivía el creador y que esperan ver nuevamente la luz del cinematógrafo en los próximos años. A pesar de esto tengo pocas expectativas, es difícil inyectar sangre nueva en un cadáver; pero uno nunca sabe, en cualquier momento podemos gritar: “¡Están vivos!”.

 

iconErika Sotodslr-cameraInternet

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s