Amor de verano, el primer amor

Aprovechando que es agosto, que la escuela está a punto de empezar y que las vacaciones se acaban con esa añoranza del verano (que en Hidalgo son como verano en Dublín porque no parará de llover hasta septiembre), los Nachos con Queso te traen la recomendación de la peli que podrás encontrar sin problemas en Netflix, para que no te quejes de “que en cine y con la chaviza, no hay dinero que alcance”. Quédate en casa, disfruta de una botana casera y la bella joya moderna que estoy por recomendarte.

Sing Street (2016) escrita, dirigida y producida por John Carney, nacido y criado en Irlanda (en Dublín para ser exactos y estudiante del Synge Street School). Se ubica a mediados de los 80’s cuando Conor (Ferdia Walsh-Peelo), un chamaco lleno de ilusiones, pasa –por cuestiones económicas– de ser parte de un caro colegio a estudiar en el Synge Street School, un centro educativo público donde nada funciona igual. Hay que adaptarse al nuevo uniforme, a los nuevos compañeros –exclusivamente varones–, a los profesores religiosos –que son un auténtico dolor de cabeza– y a la adolescencia, además de los conflictos familiares. En ese remolino de emociones aparece como por arte de magia Raphina (Lucy Boynton), que es la chica más misteriosa, bonita y cool que ha visto y, para convencerla de verla de nuevo, se avienta la mentirilla piadosa de que tiene una banda musical por lo que desearía verla en su video, próximo a filmarse.

Es entonces que Conor adopta el nombre artístico de Cosmo y se lanza a la aventura de ser un rockstar con la ayuda de su nuevo amigo Eamon (Mark McKenna), fanático de los conejos, hijo de un hombre que solía tener un grupo versátil, quien lo ayuda a componer música y letra de sus canciones.

nacho.jpg

Lo padre de la película, si eres un nostálgico de los 80’s, es que todo el tiempo están inspirándose en la música de moda, así que pasarán por Duran Duran, Motorhëad, The Jam, The Cure, y claro, las canciones que los propios chavillos van componiendo que son bien pegajosas, y muestran con exactitud el estado de ánimo que viven al componerlas. Los cambios de look y de inspiración te harán soltar risas con lágrimas.

En algún momento la cosa se pone sentimental y el buen Conor/Cosmo empieza a descubrir cuestiones que desconocía de su propia familia y de su hermano mayor Brendan (Jack Reynor) quien a final de cuentas termina siendo el mejor cómplice para la historia de amor adolescente y sueños de música.

Esta película recibió varias nominaciones a premios internacionales. De hecho, su estreno oficial fue en el Festival de Cine de Sundance en enero del 2016. La crítica aplaudió mucho la música original, disponible en Spotify, para que puedas seguir moviendo la mata o lo que te quede de mata ochentera. Cuenta la leyenda que el director estuvo en contacto cercano con Bono de U2 para que su película quedara con el sonido de aquella Irlanda ochentera y, por si fuera poco quisquilloso el hombre, también comentó que sus protagonistas debían ser “desconocidos” que habrían de tocar instrumentos musicales, razón por la que Ferdia resultó ser el Cosmo ideal, ya que de verdad tocó la guitarra y cantó los temas. Además, está súper tiernito el chamaco y no sabes al final si estás enamorada o simplemente deseas pellizcarle los cachetes como si fueras la tía Cuquita.

Para todos aquellos geeks, fans y metiches del reino de Game of Thrones, Aidan Gillen –conocido como meñique– tiene una aparición como el papá de Conor y, fiel a su estilo, no sabes si te cae bien, mal o simplemente te da como lástima, con peso sentimental en la película. No le roba para nada cámara a la chaviza protagonista; sin embargo sí funge como un personaje de soporte para que les agarres más cariño a sus hijos.

Así que si deseas sentirte de quince años de nuevo, emocionarte con el primer amor, llorarle a la primera decepción y recordar por qué es la época en que todo se te hace fácil –y en realidad lo es–, siéntate un rato a gozar de esta película. No te vas a arrepentir, al contrario, luego querrás desempolvar la guitarra del clóset y cantar un rato… o por lo  menos ir al karaoke más cercano a recordar a la Raphina que todos tuvimos en el corazón.

MV5BODAwMjMwMzMzMl5BMl5BanBnXkFtZTgwODM2MjU1ODE@._V1_SY1000_CR0,0,1178,1000_AL_

VOZ EN OFF: Los nachos con queso salen de la escena mientras de fondo suena Friday I’m in love.

iconErica Soto dslr-camera Internet

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s