Cada chango con su banana.

 

Recientemente se estrenó la última parte de la Trilogía del Planeta de los Simios, saga que comenzó en el 2011 con El Planeta los simios (R)Evolución, donde se cuenta la historia de un científico, Will Rodman (James Franco), que en su búsqueda de un medicamento que ayude a las personas con Alzheimer desarrolla una extraña vacuna retroviral, que al ser probada en simios, comienza a tener un desarrollo mental que los iguala con los humanos. La chimpancé hembra en la que lo prueban, comienza a tener problemas de actitud por lo que deciden sacrificarla dejando huérfano al pequeño chimpancé que bautizará Will como César, y entonces es cuando la cosa se empieza a poner color de chango, porque resulta que César hereda de su madre la inteligencia superior, aún sin haber recibido dosis de la vacuna. En esta película la parte más impactante resulta ser cuándo César grita al “malo” de Harry Potter y malísimo cuidador del refugio: “¡No!”, antes de electrocutarlo y matarlo.

En el 2014 se estrenó el Planeta de los simios: confrontación. Ahí César y toda su banda, ya dominan gran parte del territorio norteamericano, el virus que vuelve inteligentes a los simios mata a las personas, excepto a las que han desarrollado auto inmunidad a la “gripe changuito”. Aun así los seres humanos se las ingenian para irse a meter donde nadie los llama, lo que genera una confrontación humanos-simios que desata toda una batalla épica. Ya todos sabemos que los monos hablan; sin embargo la parte más tensa es cuando resulta que hasta entre ellos existe un código de ética “simio, no mata simio”, excepto si se trata del malvado Koba, que en su afán de vengarse de la raza humana casi carga con César.

planet of the apes 2011 reboot trilogy.jpg

Y ahora sí, para terminar con la historia de César, se estrenó El planeta de los simios: la guerra. Aquí los simios dominan la tierra, los pocos asentamientos humanos que se ven son caseríos lejos de todo, la mayor parte de los humanos son fuerzas militarizadas y el virus simio ha mutado de tal forma que los humanos que se contagian de él empiezan a perder las capacidades del habla, son humanos-monos y pues el buen César también empieza a hacerse viejo; pero como buen viejo más sabio y lo demás no se los cuento porque a pesar de ser una película bien larga vale la pena la borrada de alcancía, porque cierra muy bien las tres historias que se consideraron precuelas.

Si bien Fox anunció que no tenían nada que ver con la serie del Planeta de los Simios de los 70’s, en los Nachos con Queso hicimos votación y ganó por mayoría, unanimidad y totalitarismo (porque los Nachos con Queso soy yo sola) que cada generación tiene a la dominación mundial por macacos que merece.

Corría el año del ‘68 y entonces se estrenó El Planeta de los Simios. Charlton Heston era el coronel Taylor que, mientras se embarca en una misión espacial, sufre junto a su tripulación un choque en un planeta que está liderado por simios con características humanoides. A los pocos humanos que encuentran los hacen prisioneros por considerarlos fenómenos. Y aquí quiero hacer la acotación que en esa época Charlton Heston era… EL ACTOR. Para ese entonces ya había sido Judah Ben-Hur (1959),  El Cid (1961), fue dos veces Marco Antonio, una Julio César y poquito le faltó para ser Cleopatra. Actuó como Moisés en los 10 mandamientos (1956) y seguiría una larguísima carrera hasta su muerte en el 2008. Así que, en la época que mis padres eran chamaquillos, todos querían ser el guapo de Heston, mientras él demostraba su superioridad intelectual a una pandilla de simios capaces de cometer salvajadas. La mejor parte de esa primer película es cuando el coronel Taylor camina por la playa y descubre que no es ningún planeta lejano, al ver la estatua de la libertad –o lo que queda de ella– y cae de rodillas, en franco shock (escena que ha tenido a lo largo de los años bastantes parodias).

apes

Así que, aunque la casa que produce tanto peluche dice que no tienen nada que ver, yo creo que sí. Nosotros crecimos con el CGI y aunque incluso entre el 2011 y el 2017 hay gráficos aún más espectaculares, mi papá todavía me preguntó por el personaje malvado del Planeta de los Simios que él recuerda: Urko (mi jefecito veía también la serie en los 70’s, aunque sólo duró una temporada), y me amenazó que no piensa ver una sola película nueva con esos changos si no salía el malvadísimo general Urko… ¿Qué les digo?, mi papá no está preparado para Maurice el macaco que sabe leer, o para Koba que es más malo que terrorista unabomber; en fin, cada chango con su banana.

iconErica Soto dslr-camera Internet

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s