Aportaciones del Diseño Industrial en México

Aportaciones del Diseño Industrial en México

Segunda Parte

Dentro de los cambios a los que se refiere Fortunato D´Amico están precisamente la conciencia y la importancia que deben tener hoy día los objetos de uso cotidiano cuando estamos en una crisis constante de cambios económicos que debe ser superada por la sustentabilidad. En este sentido, pienso que los procesos artesanales son los que nos ayudarán en el futuro cercano a solventarnos y a reinventarnos como una nueva sociedad que debe ser coherente con el momento histórico que estamos viviendo. La tecnología de hoy debe ir de la mano con la naturaleza y ayudar a que cada vez sea menor el impacto de destrucción de nuestro planeta; para esto estamos también los diseñadores, para ofrecer soluciones a los problemas que surgen día a día creadas por las necesidades que el mismo ser humano genera a partir de nuevas ideas, ideas que en algunos casos pueden ser contraproducentes conforme avanza el tiempo.

Los pueblos y las zonas urbanas están destinados a crecer en tamaño, por lo tanto las necesidades también crecen y debemos ser cuidadosos al proponer y elegir nuevas soluciones. Tenemos que experimentar como si nuestro propio entorno fuera un gran laboratorio y en este contexto debemos ser coherentes en qué es lo que definirá nuestro rumbo pues estamos acostumbrados a extraerle a la naturaleza los materiales que se utilizarán en masa en las grandes urbes.

Quienes decidimos dedicarnos al diseño industrial debemos estar un paso adelante para generar buenas ideas, prácticas, la solución de las mismas y su impacto inmediato así como su futuro. Fortunato D´Amico refiere lo siguiente:

El desplazamiento tecnológico de un sistema energético basado en petróleo a uno nuevo que se apoya en políticas energéticas basadas en fuentes de energía renovable también tiene que ser tomado en cuenta. Este es, sin duda alguna, uno de los obstáculos más importantes en el camino a la recuperación de la crisis que se vive actualmente en los países de Europa occidental, que en un futuro estará llevando a cabo la rehabilitación de áreas y edificios en desuso, y tratando de encontrar un equilibrio económico al favorecer el crecimiento de actividades artesanales y restaurando prácticas agrícolas perdidas (las cuales han disminuido progresivamente en favor de los monocultivos), diversificando la producción y regresándola de nuevo a la cercanía de las áreas residenciales.

Fortunato D´Amico tiene razón, todavía dependemos demasiado del petróleo; sobre todo en México debemos evolucionar gradualmente hacia lo sustentable. En cierta medida, todavía muchos procesos industriales dependen de maquinaria que funciona con petróleo, algunas de hecho ya debieron haber sido reemplazadas desde hace mucho tiempo por modelos más recientes; seguramente contaminarían menos pues cada vez requieren de menos energía basada en la combustión. Es por ello que una idea fundamental es favorecer el crecimiento de actividades artesanales, lo que también se refiere a evolucionarlas, a potencializarlas a través del diseño en un sentido de colaboración en el que el artesano encuentre en el diseñador a un aliado y viceversa. También es cierto que seguirán existiendo procesos industriales, pues las necesidades diarias se consumen en grandes cantidades que sólo la industria puede solventar (aunque día a día existen grandes esfuerzos por ofrecer procesos más limpios). Paralelamente podríamos combinar en ciertos casos el trabajo artesanal con el industrial hasta lograr un equilibrio que nos defina, pues esto implica una evolución constante en ambas disciplinas.

silvinokanik2-2.jpg

Estamos en un momento histórico en el que las ideas son lo más importante; aunque a veces no lo parezca, todavía el ser humano tiene mucho que descubrir y que inventar. Necesitamos hacer equipo para que las grandes ideas se desarrollen y comiencen a ser redituables en cuanto a resultados totalmente sustentables. Paradójicamente, en nuestro país seguimos queriendo redescubrir el hilo negro “rediseñando” lo que ya se diseñó desde hace mucho tiempo con el pretexto de rescatar las técnicas artesanales. He visto cómo constantemente se tratan de repetir tal cual las técnicas artesanales, copiándolas para supuestamente “rescatar” los mismos diseños del artesano, apropiándoselos, lo cual me parece anti ético y anti evolutivo, y no ayuda al diseño mexicano y menos a los artesanos. Esto, en mi opinión, es involucionar con falta de ética; obviamente no estoy generalizando, pues también conozco casos de éxito totalmente originales en nuestro país.

Pienso que esta situación se debe a los cambios que se han dado en las universidades en las que de pronto se comenzó a priorizar en el estudiante de diseño la idea de ser empresario y de cómo venderse por sí solo, lo cual por supuesto no lo veo mal, al contrario, creo que el diseño se debe vender y debe ser redituable; sin embargo, lo que estuvo mal fue inculcar en los estudiantes solamente la idea de que son vendedores antes que diseñadores. Desde mi punto de vista, el éxito de un diseñador radica principalmente en su trabajo creativo y su innovación, y no solamente en vender y tratar de engañar a la gente a través de productos que carecen precisamente de esto.

Ahora parece que está de moda decir que un diseño honesto es solamente aquel que se apega totalmente al pasado, es decir, uno que no pretende ser más que lo que originalmente fue, aquel en el que toda su innovación reside simplemente en cambiarle un 2% al diseño original. Pienso que hacer esto es simple y sencillamente deshonesto. El diseño es creación, sirve para proponer, para innovar, para ayudar al planeta y a la sociedad; para eso se estudia diseño, para experimentar con propuestas funcionales e innovadoras. Aunado a esto, existen profesionales que se dedican sólo a la parte de la promoción del diseño, así como un equipo que estudia la viabilidad del proyecto en sus diferentes facetas, así el diseñador no se distrae tanto de su proceso creativo, aunque obviamente siempre debe estar colaborando con las demás disciplinas. De esta manera se conforma un equipo completo y profesional dando oportunidades laborales a otros.

Si queremos ayudar, considero que debemos crear nuestra propia identidad del diseño contemporáneo mexicano y, al mismo tiempo, ayudar a nuestras comunidades de artesanos y a nuestra historia. Tanto los particulares como el gobierno tenemos la obligación y el compromiso de apoyar lo que se creó en el pasado, pero evolucionando y siendo congruentes con el momento histórico que estamos viviendo. Al final es nuestra historia y tenemos que sentirnos orgullosos de ella; es necesario saber unificar al arte popular y al diseño para así diluir las fronteras entre las dos partes, y de igual forma generar un apoyo constante para que poco a poco se vayan definiendo caminos con diversidad de identidades en un país que tiene que ir generando un nuevo rumbo a través de nuevas historias. Se trata de impulsar a las industrias creativas que en realidad son las que aportan o deberían de estar aportando al desarrollo cultural de las comunidades, innovar a través de la creatividad para que esto nos permita crear nuevas fuentes de empleo a través de nuevos ideales e ideas que no sólo transformen a las personas, sino también a su entorno inmediato en un contexto acorde a nuestro momento histórico.

En este sentido, los procesos artesanales son diferentes a lo que entendemos como artesanía o arte popular; por ejemplo, existen vehículos en los cuales el proceso es artesanal. Podríamos ver grandes marcas de autos deportivos o bicicletas con tecnología de punta, pero su manufactura es artesanal, aunque su diseño no lo parece en lo más mínimo y sus piezas son de gran precisión, utilizando materiales de vanguardia e incluso aeroespaciales por sus grandes virtudes y cualidades; lo mismo sucede con otras actividades como el cristal soplado o el mobiliario de diseño. Muchas marcas siguen utilizando procesos artesanales combinados con tecnología de punta, lo que las hace más interesantes.

Hablando de otra área en donde el diseño industrial es fundamental, en la medicina, existen procesos todavía artesanales –específicamente los aparatos para rehabilitación, estudios o camillas– apoyados por procesos industriales que complementan un resultado magnífico, además de gran responsabilidad social, pues estamos hablando de equipos que tienen que ser ergonómicos, hipoalergénicos, antibacteriales, fáciles de limpiar, fabricados con materiales ligeros y durables (aquí la creatividad puede incluso funcionar para aligerar un poco el mal momento por el que estamos pasando). Lo mismo sucede en la aeronáutica, en la que existen elementos que deben ser controlados todavía por procesos artesanales, por la precisión que necesitan, y no se pueden permitir errores; es por ello que se deben someter a pruebas experimentales muy definidas de resistencia y de diseño. En esta área la producción suele ser más contenida en cantidad, además de costosa por la tecnología y lo complejo de las piezas y de los materiales.

El diseño industrial también entra en acción en la parte gastronómica y ha influido mucho incluso en la creación de utensilios y productos comestibles para poder crear nuevos platillos que hoy son referencia internacional. El food design tiene entre sus pioneros al diseñador industrial Martí Guixé y al diseñador y arquitecto Antonio Gardoni. La Associazzione per il Disegno Industriale de Italia, la describe como “la pre-figuración del acto alimenticio; en síntesis, es la actividad de elaboración de un proceso más eficaz que hace mas fácil y contextualiza la acción de tomar una sustancia comestible en un contexto, ambiente y circunstancia de consumo determinada, en relación con un campo de análisis sociológico, antropológico, económico, cultural y sensorial”. El food design es una rama del diseño cuya área de trabajo es muy amplia.

En este orden de ideas, y remitiéndome de nuevo al pasado, puedo asegurar que muchas de las tradiciones artesanales fueron ideadas o creadas a partir de un concepto de diseño acorde a su época, como la arquitectura de las pirámides de Tula, los alebrijes, o los tenangos, que en su momento fue algo nuevo y que evolucionaron hasta lo que tenemos hoy. En este momento sucede lo mismo: si no experimentamos con elementos nuevos nunca sabremos cual será su futuro y estaremos siendo incoherentes con nuestro pasado, presente y futuro. Todo lo que realicemos hoy pensando en nuestras necesidades como país será determinante para crear nuevas tradiciones que inicien su trayectoria a partir de la necesidad de uso de nuevos procesos, nuevas formas y nuevas tecnologías, crear un estilo propio necesita de tiempo, de historia, investigación y mucha práctica. Esto es lo que define una verdadera identidad; como mexicanos debemos pensar en trascender y dar a conocer todas nuestras capacidades. La base del diseño son las ideas, sus procesos y sus resultados.

Como diseñador industrial pienso que sería importante crear tradición a partir de la experimentación e innovación utilizando los procesos artesanales tan ricos y variados que tenemos. Existen artesanías que bien podríamos ayudar a reinventar y actualizar en el contexto actual del diseño sin que pierdan la identidad. No se trata nada más de tomar una cinta con un tejido tradicional y pegarlo a zapatos o bolsas de diseño genérico, o simplemente cambiarle o agregarle colores y después presumirlos como diseños propios. Se busca realmente ayudar a evolucionar formas y técnicas; por ejemplo, reformar los elementos gráficos originales creados ancestralmente por los artesanos, pero representándolos en una forma más actualizada y contemporánea, a través del buen diseño, sin que ellos dejen de fabricar paralelamente su trabajo artesanal tradicional. No se busca negar o minimizar lo que han venido realizando durante décadas, sino más bien ayudarlos reforzando su trabajo con nuevas opciones; apoyarlos permitiendo que sus procesos sean más eficientes buscando mejorar la calidad. En el diseño no sólo se valora la manufactura, también la autoría intelectual, así como los procesos de desarrollo. Esto es algo que no hay olvidar nunca: debemos incluir integralmente el trabajo de los artesanos, el cual conlleva una autoría intelectual, por ejemplo, de quien creó los tenangos.

Volviendo al tema de los procesos artesanales que tenemos en México, específicamente de Hidalgo, el diseño industrial es una necesidad; no le quita nunca valor a lo artesanal, al contrario, lo refuerza porque los procesos se vuelven mas eficientes, además de que los objetos podrían tener otra función además de la estética. El valor agregado de la mano de obra artesanal, sumado al que le otorga el renombre del diseñador, hace que los productos sean más interesantes. Con una correcta distribución, incluso se pueden convertir en objetos de culto o de colección, esto aunado a los materiales que generalmente son naturales y durables. Por lo mismo, con el tiempo también se convierten en objetos que se conservan para después poder ser heredados a través de posteriores generaciones.

Creo que el artesano siempre debe de crear una marca y registrarla; posteriormente, si es posible, hacer lo mismo con los diseños u objetos que genere, pues los procesos artesanales tienen características vulnerables porque son ideas nuevas que otros podrían explotar sin el consentimiento de los autores. Existen ejemplos de diseños y elementos culturales completos que han sido copiados o plagiados alrededor del mundo, en este momento es una moda; sin embargo, al ser registrados o patentados creamos una defensa legal con elementos para proteger siempre los objetos culturales de los abusos de gente sin ética.

Considero que comenzar a analizar y canalizar los temas del diseño industrial hacia nuestros procesos artesanales es de vital importancia pues solo así se les podrá inducir a éstos hacia una trayectoria en un sentido contemporáneo, generar una nueva identidad cultural sin perder nunca la original, para ampliar un poco más la importancia del diseño. Pongo como ejemplo que esta actividad puede concebir desde un vaso hasta el diseño de un avión. En el área de la música también existe diseño industrial: los pianos, los violines, las guitarras siempre tendrán una evolución tecnológica a través de nuevas propuestas de formas, materiales y procesos que harán que el sonido sea impecable, o incluso ir más allá y ¿por qué no? crear un nuevo instrumento también.

Citaré, por último, otra parte muy interesante y fundamental que escribe Fortunato D´Amico en mi libro, en relación a la historia y la responsabilidad del diseño hoy día:

Y, sin embargo, el inicio del siglo pasado vio al diseño encargado de la ciencia de crear un proyecto que mejoraría la calidad de la producción industrial de mercancía destinada a las masas, así incrementando la calidad de vida de toda la humanidad. La historia de occidente ha sido testigo de lo contrario, promoviendo el crecimiento descontrolado de material de desecho que se acumula en descargas a las periferias y de la pérdida de identidad de objetos y los valores sentimentales que los ligaban a sus dueños. La propagación de la industria ayudó al deterioro gradual de lazos emotivos y afectivos entre la gente y sus objetos, antes muestras de individualidad, mantenidos y cuidados para ser transmitidos a la siguiente generación.

La adopción de la filosofía de “uso y deshecho” ha constituido el inicio de una negligencia social general que nos rodea, justificada por el razonamiento típico de la civilización moderna donde todo debe ser sustituido rápidamente, ligada, más que nada, al deterioro inducido por el fenómeno de la moda. La sociedad hoy en día no considera necesaria la reparación de los objetos creados por el hombre, más bien considera al bienestar ligado al incremento constante de mercancía y consumo.

Una falta de responsabilidad social, como ha sido demostrado por los hechos, es la causa evidente de la rápida desaparición de matrices culturales que durante siglos han permitido a los objetos expresar la cultura de los diferentes lugares y sus habitantes. Con el nacimiento de la industria, han sido borrados o exhumados por elementos de un lenguaje superficial carente de cultura, compartido por un público influenciado por la estandarización de los medios, lo cual en unas cuantas décadas hubiese llevado a la globalización.

silvinokanik-2-3

Lo cierto es que debemos regresar inmediatamente a la construcción de paisajes urbanos, arquitectura y objetos que armonicen con el ambiente y que vayan de acuerdo a las necesidades efectivas de los ciudadanos, evitando el desperdicio de energía y recursos, garantizando a todos un modo de vida cómodo. Siguiendo esta lógica, los diseñadores tendrán que aprender a valorar su propio profesionalismo también por la habilidad con la que serán capaces de planear la escala productiva, activando y promoviendo modelos para el manejo de una economía justa y solidaria. Deberán aprender a desarrollar capacidades para invención al relacionarse con la gente y no con el mercado.

Por otra parte, en otros lugares del planeta, la explosión de las megalópolis modernas en el este o en América Latina repite los mecanismos perversos del consumismo, ya vivido en el pasado reciente en occidente, y predispone estructuras programadas para incrementar el consumo de territorio y mercancía.

La urbanización rampante incrementa el uso de energía y recursos requeridos para el funcionamiento de los monstruos residenciales y estructuras laborales donde millones de ciudadanos se aglutinan.

Diseñadores como Silvino Lopeztovar y aquellos que, como él, vienen de áreas en el mundo donde el sistema industrial comienza a manifestar su presencia, tienen la tarea de reformar al diseño industrial y examinar de manera objetiva el curso del siglo que terminó recientemente.

Esto significa verificar las ventajas ganadas y reconocer los errores, analizar, de acuerdo a una óptica temporal mejor informada, las consecuencias de ciertas acciones, inicialmente llevadas a cabo sin considerar los efectos que tendrían sobre los seres humanos y el medio ambiente, quienes son los sujetos reales a tener en mente al centro de nuevos proyectos, sin pensar que esta responsabilidad recae bajo los intereses de la industria y la economía

14907275_10210775797769023_423609163854648287_n

Pienso que tiene sentido crear objetos utilitarios que nos generen un lazo afectivo con ellos, porque además de ser duraderos por su manufactura y estar realizados con materiales perdurables como vidrio, piedra, madera o fibra –elementos proporcionados por la misma naturaleza–, al mismo tiempo utilizan para su manufactura procesos artesanales ayudados por el uso de tecnologías sustentables. Así formamos una cultura de la conservación y le podemos otorgar a los objetos valores culturales, familiares, sociales y sentimentales.

También tenemos la posibilidad de que los objetos, en caso de que se llegaran a dañar, se puedan restaurar o, si son desechados, la posibilidad de su reintegración a la naturaleza, ya que los materiales vienen precisamente de ésta y así no la seguirían contaminando como todos los objetos de plásticos o los materiales industriales que se usan y se desechan en todo el mundo en un breve lapso de tiempo, que contaminan la tierra aunque se degraden poco a poco. Esto mismo nos permite replantear y reflexionar sobre cómo podemos lograr que los procesos industriales nos ayuden a cambiar nuestro concepto de sustentabilidad, y de qué forma puede ser más conveniente para el ser humano y nuestro planeta.

Es cierto que esto no puede suceder de un día para otro y que no será posible ni debe ser cambiado todo, pero creo firmemente que debemos dar continuidad en ello como un país responsable en el tema al cual hoy me refiero y unirnos como una sociedad que utiliza su presente para definir su pasado y su futuro de una forma congruente.

iconSilvino Lopeztovar dslr-camera Silvino Lopeztovar

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s