Secretaría de Cultura, una apuesta que tal vez se pierda

La Secretaría de Cultura de Hidalgo está a punto de cumplir un año de su creación, como una apuesta del gobernador Omar Fayad Meneses por fortalecer el sector cultural en la entidad.

Sin embargo, el 2017 está por acabar y el balance se vaticina negativo dado que se han conseguido algunos logros, pero se han perdido programas de importancia para la vida cultural en el estado, además de que ha disminuido drásticamente el número de actividades gratuitas para la población, a lo cual se le agrega que dichas actividades (generadas por la institución) son menos en comparación con años anteriores.

En octubre del 2016 se anunció el nombramiento de José Olaf Hernández Sánchez como “Enlace del Gobernador para la Creación de una nueva Política Pública del Estado de Hidalgo”, durante una reunión realizada en el Foro Cultural Efrén Rebolledo que sostuvo el gobernador Omar Fayad Meneses con los directivos del entonces Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (Cecultah). En dicho encuentro instruyó a Hernández Sánchez para gestionar los recursos pendientes ante la Secretaría de Cultura federal y el gobierno entrante, con la finalidad de solventar proyectos y programas rezagados y crear nuevas estrategias en beneficio de actores, escritores, gestores, creadores y consumidores de cultura en general.

Fue así como inició la consolidación de la nueva Secretaría, para lo cual se realizaron foros en diferentes municipios, con lo que se debía nutrir el proyecto de la naciente dependencia a partir de comentarios y propuestas surgidos de la misma comunidad artística y cultural hidalguense. Dicho proceso se realizó durante los últimos meses de 2016.

Para mediados de diciembre de ese año, el gobernador hizo el anuncio de la creación de la Secretaría de Cultura de Hidalgo, y para los primeros días de enero fue publicada en el Diario Oficial del Estado de Hidalgo. Sin embargo, durante los primeros meses del año la nueva dependencia no contaba con un titular.

Fue hasta el 12 de junio cuando, ahora sí, Olaf Hernández fue designado oficialmente como Secretario de Cultura. Durante los meses previos a su nombramiento se hizo cargo de la programación de actividades y la difusión de su imagen como nuevo funcionario, a pesar de seguir teniendo el cargo de “Enlace”.

La primera gran actividad de la Secretaría de Cultura de Hidalgo con Olaf Hernández como titular fue la Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2017, donde radica uno de los logros más notables de la dependencia: llevar las actividades de la FLIJH17 a 14 municipios además de Pachuca. Sin embargo, llevarlas no siempre significó contar con afluencia suficiente, pues en algunos casos los visitantes no fueron los esperados. Aún así, el antecedente quedó registrado como la primera emisión en la que oficialmente se descentralizaron las actividades de dicha feria.

Por el contrario, durante los últimos meses ha disminuido notablemente la cantidad de actividades generadas por la dependencia, ya que las más destacadas han sido emprendidas de manera independiente y la institución simplemente se ha sumado con los recintos o con aportación de recursos. La justificación que dio el titular ante medios de comunicación es que eso se debe a un considerable recorte de recursos provenientes de la federación.

Es así como dejó de operar el programa Alas y Raíces para los Niños en Hidalgo, uno de los más consolidados del entonces Cecultah, por ofrecer cada domingo actividades de calidad para los más pequeños y cuya finalidad es la de generar nuevos públicos.

Uno de los festivales más esperados y que nutrían la vida cultural en nuestra entidad es el de Guitarra Clásica Ramón Noble, cuya emisión XII no fue llevada a cabo en este 2017. Dicho encuentro guitarrístico era valorado por la calidad de los exponentes que congregaba quienes, además de presentarse en Pachuca, realizaban actuaciones en municipios al interior del estado.

Otro de los más esperados, y que se encuentra detenido por falta de recursos, es el Programa de Apoyo a la Creación y Desarrollo Artístico (Pecda) que en nuestra entidad es el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo (Foecah). Dicho programa otorga estímulos económicos a creadores, ejecutantes, intérpretes, promotores y gestores culturales, directores de compañías y de grupos artísticos para que realicen un proyecto durante un año. Falta un mes para que acabe el 2017 y la convocatoria para el año siguiente no ha sido publicada.

Además, se desconoce la situación actual de la Red Estatal de Museos –que realizaba diversas actividades y que por falta de recursos disminuyó su oferta– sin dejar de mencionar que este año se han realizado sólo dos exposiciones emanadas por la Secretaría de Cultura estatal. Lo anterior sólo es una muestra de lo que ha dejado de hacerse.

Uno de los desatinos más recientes es la convocatoria para integrar la cartelera del Teatro Guillermo Romo de Vivar, la cual recibió amplias críticas por parte de la comunidad teatral de Hidalgo debido a que planteaba una repartición del dinero recaudado en la taquilla en una proporción de 50 por ciento para la compañía y 50 por ciento para la institución, simplemente por abrir un recinto público para que se presenten los grupos. Posteriormente se conoció que el precio del boleto es de $100 pesos y que los porcentajes se modificaron de manera más favorable para los artistas, al acordarse un 70%-30%, lo cual no garantiza la asistencia de público, además de que se realiza poca difusión de las obras programadas que se presentan los viernes y sábados desde el pasado 17 de noviembre y hasta febrero del próximo año. Sin embargo, las inconformidades persisten, al grado de que al menos una de las compañías declinó su participación bajo el argumento de que la institución únicamente les ofrecía las condiciones como si estuvieran rentando un espacio para presentarse, pero no realizaba las labores necesarias de difusión de la temporada, entre otros puntos, por lo que solicitaron que se les retirara de la programación.

Con un inicio de administración lleno de tropiezos, vaguedades, promesas incumplidas o pendientes y malos entendidos, ¿qué le espera a la Secretaría de Cultura de Hidalgo y en general a ese sector para el año 2018? ¿habrá más recortes presupuestales o el gobernador Omar Fayad Meneses cumplirá lo prometido durante la inauguración del 18 Encuentro Nacional de Fototecas de devolver a Cultura todo el recurso que este año le fue negado? Su apuesta ¿qué tantas probabilidades tiene de ganarse?

Cómo construir una mala imagen pública

José Olaf Hernández Sánchez, actual secretario de Cultura del Estado de Hidalgo, ha buscado consolidar su imagen como un miembro más del gabinete de la administración de Omar Fayad Meneses, pero ciertas acciones realizadas con torpeza o de manera irreflexiva lo han llevado en el sentido contrario.

Desde su nombramiento como “Enlace del Gobernador para la Creación de una nueva Política Pública del Estado de Hidalgo”, su figura no fue bien vista por la comunidad artística, al no contar con el perfil cultural, ni tener trayectoria o experiencia en el tema. Incluso, alguna cuenta apócrifa de Facebook convocó a una marcha para protestar por la posible designación de Hernández Sánchez como Secretario de Cultura.

Otro ejemplo es la columna del dramaturgo y crítico hidalguense Fernando de Ita, quien escribió a principios de año una carta dirigida a Omar Fayad que inicia así: “¿Por qué el primer secretario de Cultura de Hidalgo debe ser alguien completamente ajeno a la cultura? Usted dirá que aún no lo nombra pero el señor José Olaf Hernández Sánchez se ostenta como tal no solo ante el personal del aún Cecultah sino ante las autoridades de la Secretaría de Cultura federal. Si no tiene su autorización para hacerlo está cometiendo el delito de usurpación de funciones y debe ser denunciado por ello. Si la tiene, ¿por qué, Gobernador? […] Lo que no entiendo es que lo meta usted como calzador en un zapato que le aprieta por todos lados.”

Por esos mismos días, a finales de enero, se publicó una nota que se titula “Ostenta Olaf Hernández título de doctor sin tenerlo”, con la cual empezó el camino tumultuoso para el funcionario ante los medios de comunicación. Como resultado, en la biografía de sus cuentas de redes sociales como Twitter dejó de decir “doctor” para volverse “doctorando”, para evitar “habladurías”. Actualmente ya se enuncia su cargo de Secretario, aunque dicha cuenta parezca un bot más de apoyo a Omar Fayad.

A partir de ese momento los medios de comunicación quisieron acercarse al aún “Enlace”, y por fin tuvieron su oportunidad en febrero durante la inauguración de una exposición en el Cuartel del Arte. Sin embargo, al preguntarle sobre su falta de perfil para ocupar el puesto o si había mentido sobre sus estudios académicos, el funcionario y su equipo mostraron hermetismo y falta de experiencia en el manejo de los medios: Hernández fue rodeado por sus asistentes, quienes no permitieron a los reporteros acercarse a entrevistarlo; ante la insistencia, el funcionario se limitó a decir que “ahorita regresaba”, pero más bien lo suyo pareció un escape. El suceso quedó registrado en un video que puede ser consultado en youtube.com bajo el título de “Olaf Hernández con la prensa”, donde se aprecia que luego de hacer esperar a los medios, evita conceder cualquier tipo de entrevista.

Un caso más de malos manejos de su imagen fue cuando, el 20 de abril de 2017, se realizó la entrega del Premio al Mérito Artístico y otros reconocimientos, ceremonia en la que causó extrañeza que fuera presentado como “Enlace del Gobernador para la Creación de una nueva Política Pública del Estado de Hidalgo”, mientras que en los trípticos descriptivos de los premiados ya ostentaba el cargo de “Secretario de Cultura de Hidalgo”, sin haber esperado la designación oficial del Gobernador del Estado de Hidalgo. Al respecto, se puede leer la nota publicada en un medio local bajo el título “El nuevo cargo de Olaf Hernández: tu amigo”, debido a que el entonces Enlace se rehusó a decir si ya había sido nombrado Secretario.

Un nuevo alboroto ocurrió cuando se dio a conocer, en junio de este año, que la Secretaría de Cultura de Hidalgo se sirvió de material fotográfico perteneciente a Kanik, ser culto / ser libre, para promocionar la imagen de la Muestra Gastronómica de Santiago de Anaya, la cual se efectuó del 7 al 9 de abril pasado.

La nota puede ser leída en línea bajo el títuo “Lucra Secretaría de Cultura con imágenes de Kanik”. En ella se describe cómo uno de los colaboradores de Olaf Hernández hizo uso de material fotográfico propiedad de Miguel Ángel García, fundador y colaborador de esta revista, sin dar el crédito ni pagar ningún tipo de derecho.

Con el lío descrito arriba todavía fresco, José Olaf Hernández recibió su nombramiento como Secretario de Cultura de Hidalgo, de manos del Secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar, el 10 de junio de 2017. Para evitar exponerlo ante los medios, la dependencia optó por realizar una ceremonia hermética un sábado por la mañana dentro del Foro Cultural Efrén Rebolledo, a la que sólo acudieron funcionarios de rangos inferiores, sin que la designación se hiciera pública sino hasta la tarde, mediante un comunicado de prensa enviado por Gobierno del Estado.

Para mediados de octubre de este año, José Olaf Hernández Sánchez volvió a generar notas adversas debido al despido, sin previo aviso, de trabajadores de la dependencia a su cargo, luego de tres meses y medio de que ellos no recibieron el pago por sus servicios. Incluso, el tema llegó al Congreso del Estado durante su comparecencia donde recibió cuestionamientos al respecto, pero él lo negó todo.

La última nota la ha dado su ausentismo y que le gusta hacerse esperar, pues más de uno ha sido citado a reunión con el funcionario, pero dichas reuniones empiezan más de una hora tarde, incluso dos. Un periódico local publicó, el pasado 7 de noviembre, un texto al respecto: “Crece la mala reputación del Secretario de Cultura, Olaf Hernández Sánchez, a quien integrantes de organizaciones artísticas, reporteros y hasta sus propios compañeros de gabinete no bajan de ‘holgazán’. A excepción del resto de secretarios, la jornada laboral de Olaf comienza después de la 1 de tarde, cuando presuntamente se despierta, ya que antes de esa hora resulta ilocalizable el servidor público, por lo que suena fuerte el rumor de que este flojo funcionario tiene los días contados en el cargo.”

Olaf Hernández tiene una constante presencia en medios, pero un porcentaje importante es de notas adversas, en gran parte por la manera en la que se ha conducido. Ya se le fueron un par de encargados del área de prensa, y quién sabe cuántos más sigan ese sendero, pues tienen la ardua encomienda de cuidar una imagen notablemente enlodada.

icon Diego castillo, dslr-camera Miguel García

Anuncios

2 comentarios sobre “Secretaría de Cultura, una apuesta que tal vez se pierda

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s