Entre la gráfica y la tradición oral.

Un proyecto mágico.

Es interesante observar cómo actualmente vivimos un boom del uso de las prensas móviles en México. Es digno de plantearse este tema y preguntarnos, ¿en qué momento el grabador decide salir a compartir el quehacer gráfico al espació publico? Para abordar lo general partiremos desde lo personal en un proyecto que llevo desarrollando desde hace algunos años, del cual hablaremos de manera extendida en esta publicación.

Mi motivación personal fue crear una idea que me brindara un sustento económico fuera de lo que podría otorgarme un trabajo docente o un estudio de maestría y hacer grabado en las calles era una solución que había visto en otros colectivos gráficos.

Decidí acercarme a los espacios que yo consideraba públicos: el tianguis de la Providencia, la Arena Afición, el parque Hidalgo. Afronté diversas situaciones durante ese proceso, pero lo que dirigió mi proyecto hacia las historias fue el diálogo que se formaba con el consumidor/observador cuando veía el proceso de estampación, ya que anteriormente no consideraba el hecho de proponer historias en las imágenes. Aun así, siempre existía la pregunta, “¿y esto que significa?”, lo cual era un detonante para intercambiar anécdotas cuando el observador se sentía identificado con la imagen.

Omar navia2.jpg

Al darme cuenta del valor que poseían las anécdotas de las personas decidí utilizarlas como recurso visual en mis obras, así que cuando la gente me hacía la misma pregunta, la respuesta se enfocaba en la narración de la anécdota que me había sido contada por otra persona. Esto me llevó a ir recolectando diversas historias conforme mis proyectos de arte me lo permitían en diversos estados del país, reflexionando en cada encuentro: ¿cuál es el valor de estas historias? y ¿por qué sigo utilizando un medio gráfico como la prensa y la estampa para contarlas?

La importancia de las historias radica en tres razones:

La primera es que son un organismo perfectamente planeado por siglos que funcionaba para transmitir eso que llamamos “tradición oral” y su rescate es algo que de cierta manera nos acontece a todos.

La segunda, sería denotar que existe una hibridación en la cultura oral actual, ya no sólo se perciben elementos clásicos ú originarios del país, sino que ahora interactúan con toda una “cultura global”. Por ejemplo, un Chucky que es amigo de la Llorona y son casados por niños que cargan una cruz de madera para protegerse (narración de niño en Puebla). El contenido visual que estas hibridaciones contienen permite una gama amplia de creación para mi área de trabajo.

La tercera es para usar las historias como una herramienta para mitificar personajes o lugares. Saber contar estas historias ayuda a rescatar a los hombres y mujeres que luchan por causas en nuestro México contemporáneo y así evitar que se pierdan en la inmediatez de los nuevos medios que los degradan a un nivel de noticia.

Omar navia3.jpg

En cuanto a la segunda pregunta la dividiré en dos intenciones:

La primera es que la gráfica siempre ha estado interesada en representar los aspectos sociales. Lo vemos en los carteles políticos contra el fascismo, la gráfica del ’68 y la gráfica expresionista alemana. Cada una de ellas se identifica por ser un reflejo del aqueje o la pérdida de algo en la sociedad, ya sea por su bajo costo su facilidad de reproducción y transporte o por su adaptabilidad siempre ha acompañado a un sinnúmero de proyectos y movimientos sociales.

La segunda es que la prensa es el medio mas idóneo para generar una estampa, pero es necesario adecuarla para que sea llamativa y transportable. Estos son factores que se vuelven fundamentales a la hora de sacarla al espació publico, debido a que uno debe buscar un detonante para destacarse frente a todo ese “ruido” visual que existe, y qué mejor manera que una prensa que salga de todo lo “común” con lo que se encuentra generalmente un transeúnte.

Por último, me gustaría compartir dos preguntas que últimamente me hago: ¿Cómo podría contribuir una persona ajena al rescate? y ¿qué sigue después del mágico tórculo?

Muchos piensan en hacer cambios muy grandes y planean acciones movidos por grandes masas, pero pocos piensan en dónde se encuentra el verdadero “poder” para cambiar algo.

Yo sugiero llevar un buen café o té y tocar las puertas de los vecinos, escucharlos, dialogar e indagar sobre sus vidas. Mis historias no pertenecen a grandes personajes influyentes, sino a personas que bien podrían ser, como ya lo dije, nuestros vecinos.

Después de dos años realizando este proyecto, éste me ha llevado a inquietudes nuevas. He disfrutado mucho interactuar con las personas y me he involucrado socialmente con ellas. Ahora tengo en mente una propuesta gráfica nueva llamada Manuales de supervivencia en la que intento involucrar a los locatarios de cualquier región, zona o comunidad para que identifiquen los elementos y las personas distintivas del lugar donde viven para que generen un manual que incluya desde “a qué hora es mas seguro salir”, hasta “¿cuál es el puesto de ‘quecas’ mas sabroso?, y así aprender ahora a generar nuevas historias que son narradas de una manera integral y social.

Y bueno… seguiré recolectando historias y contándolas, porque he llegado a amarlas tanto como si fueran mías.

Agradezco a Elda Juárez. Fueron sus preguntas las que guiaron estas reflexiones.

icondslr-camera Omar Navia

Anuncios

Sé libre y comparte tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s