Realizará Gira Internacional la OSUAEH por Colombia

La Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH) se prepara para realizar su primera gira internacional por diferentes ciudades de Colombia del 19 al 25 de febrero bajo la batuta del maestro Gaétan Kuchta.

En conferencia de prensa presidida por Adolfo Pontigo Loyola, rector de la Universidad hidalguense, Jorge del Castillo Tovar, coordinador de la División de Extensión de la Cultura, Rafael Garnica Alonso, presidente de la Fundación Hidalguense, Gaétan Kuchta y Thais Flores Peza, directores Artístico y Administrativo respectivamente de la OSUAEH, se dieron a conocer los pormenores de la Gira como parte de la presentación de la Primera Temporada de Conciertos que este año lleva por nombre “Color y sonido, el escenario de tus sentidos”, en la que se presentarán 14 conciertos con programas clásicos y populares a partir del viernes 9 de febrero.

En lo que será la primera gira internacional de la OSUAEH, los 80 músicos profesionales llevarán a tierras sudamericanas el folclor y tradición de la música sinfónica mexicana gracias a la contribución financiera de la Secretaria de Cultura del gobierno federal.

Por otra parte, se dio a conocer que este año directores huésped de otras latitudes llevarán la batuta de la OSUAEH en diferentes fechas: Victoria Sánchez (Venezuela), Lanfranco Marcelletti (Brasil), Lorenzo Bizzarri (Italia) y Marlon Chen, primer director invitado OSUAEH (Taiwán), quienes brindarán magníficas experiencias musicales cada noche.

Asimismo, el Aula Magna “Alfonso Cravioto Mejorada” recinto oficial de conciertos será el escenario en donde se realizará el estreno en América del Concierto para viola y orquesta Opus 23 “Maxahuaxi” del compositor mexicano-alemán, Arturo Pantaleón interpretado por la violista mexicana, Felisa Hernández Salmerón como parte del primer concierto de temporada.

Felisa Hernández Salmerón

Se realizará el primer Ciclo de Piano en donde se interpretarán grandes obras de todos los tiempos con la participación de los concertistas: Krisztina Fejes (Hungría), Rodolfo Ritter, Mauricio Haneine, Fernando Saint Martin, Rachid Bernal y Elías Manzo (México).

La programación contempla también, una serie de repertorios en los que destaca la presentación por primera vez en Hidalgo de la Ópera cómica “Rita” conocida también como “El marido maltratado’, una de las obras del prolífico Gaetano Donizetti (1797-1848), en la que participarán Patricia Santos, soprano y Alberto Meléndez, tenor.

Como parte de las actividades, se llevará a cabo el Concierto y Cena de Gala “Zarpando en el Titanic, 106 años después” (13 de abril) con el menú elaborado por el Chef Aquiles Chávez, además de los conciertos especiales: “Pijamada Sinfónica” (3 y 4 de mayo) con la participación de José Luis Vargas “Wicho” cuentacuentos y Teresa Fuentes, mezzosoprano, y “OSUAEH Disco” con la participación del grupo Estigma (15 de junio).

La Orquesta Sinfónica además realizará la Gira por municipios del estado de Hidalgo los días 31 de mayo, 1, 7 y 8 de junio brindando a la población hidalguense la posibilidad de disfrutar de un concierto en sus comunidades.

icon y  dslr-camera  OSUAEH.

Anuncios

Xtreme Champ Bike

ST012318Champ Bike Xtreme002D.C.F. Eduardo Javier Baños Gómez, Secretario de Turismo, en conferencia de prensa presentó el Xtreme Champ Bike, que se llevará a cabo en Pachuca los días 26, 27 y 28 de enero, con increíbles acrobacias en motocicleta.

Nos comentó que este campeonato se a presentado en países como Canadá, Alemania, Estados Unidos de Norte América y en diversos estados de la república mexicana, como Colima, Jalisco, CDMX y llega ahora al estado de Hidalgo.

El viernes 26 a las 17:00 horas es la inauguración oficial en la Plaza Juárez, la entrada es gratuita.

icondslr-camera   Francisco Santiago

Cien años de historia: una sola fe

Luego de noventa y dos años, la imagen de Lázaro, el mendigo, el de los perros y las muletas, volvió a presidir el altar mayor del Santuario del Rincón.

_DSC8498.jpg

El suceso, ocurrido el 17 de diciembre último, coincidió con la celebración de los cien años de inaugurado el templo que lleva su nombre, el cual se ubica a más de seis kilómetros del poblado habanero de Santiago de las Vegas.

_DSC8497.jpgLa devoción a san Lázaro, con sus perros y muletas, tiene un profundo arraigo popular en la Isla y solo se compara con la que también se le tiene a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba.

_DSC8527.jpgLa imagen que presidió el altar mayor desde 1925 hasta nuestros días corresponde a san Lázaro, obispo que en la religiosidad popular era concebido como el mismo personaje de la parábola evangélica: el pobre y despreciado que ganó la vida eterna (Lc 16, 19-31) y al que sus devotos llaman “El Poderoso”.

_DSC8486.jpg

icon Palabra nueva, dslr-camera Jorge Luis Borges

ARTISTA / TURISTA

Ser turista es muy artificial, es algo que se hace de fuera hacia dentro; es decir, no es algo que naturalmente salga de uno, sino que se hace para mostrarse ante alguien más. Los turistas visitan un lugar para mostrar después que así lo han hecho; por eso tanto selfie. Pero, ya de entrada, cuando visitas otro lugar, fuera o dentro de tu país, como que la gente sabe que no eres de ahí. Hay algo en tus atuendos, en tu mirada sorprendida, en tu forma de recorrer el entorno que te hace visible, siendo inevitable esconder tu condición de fuereño. La condición del artista requiere de los viajes, sobre todo en la actual situación en que la globalización lo permea todo; en mi caso siempre trato de escapar de esos paquetes de viajes prefabricados en los que se hacen visitas a lugares con los tiempos de visitas determinados por alguien más. La verdad, no me gusta mirarme a mí mismo como un turista.

kanik-artistaturista.jpg

A pesar de mi aversión por el turismo, las cifras indican que esta actividad es favorable para la economía de algunas regiones del mundo, que viven solamente de los visitantes. A nivel mundial, el volumen total del negocio del turismo excede actualmente al de las exportaciones petroleras, al de los productos alimenticios y al de la industria automotriz. El turismo cultural –que se enfoca en conocer, comprender y disfrutar del conjunto de rasgos culturales de una sociedad– es un importante sector en México, de acuerdo a la Secretaría de Turismo. Sin embargo, hay que considerar que el turismo puede degradar el entorno natural, dando lugar a poblaciones saturadas por la cantidad de desechos que traen los visitantes o que éstos generan ahí. Así mismo, hay que mencionar que puede ocurrir también la disneylandización de un poblado al maquillar completamente su aspecto, lo que ocasiona que el lugar deje de tener las características originales que fueron precisamente los atractivos turísticos y que ahora no son más que un conjunto de elementos decorativos ficticios asomándose entre las ruinas de otros tiempos.

Diversos artistas contemporáneos han jugado a ser turistas. A continuación mencionaré cuatro ejemplos de la relación entre el arte y el turismo; dos de ellos de artistas mexicanos fuera de nuestro país y los otros dos de artistas extranjeros en México. En 1971 Felipe Ehrenberg realizó una caminata turística por el barrio de Islington, en Londres, y mientras lo hacía, mandaba postales desde los puntos que iba recorriendo. Las postales eran la documentación misma de la acción y fungían un papel pre-GPS al ser indicaciones de la ubicación espacial del artista. Así lo conceptualizó Ehrenberg: “Si la definición de una escultura es aceptada como el enfoque de la acción/movimiento físico ocasionado por un esfuerzo mental/creativo resultando en una forma, una caminata es una escultura”.

kanik-turista.jpg

Un par de años antes el artista estadounidense Robert Smithson hacía un recorrido por la Península de Yucatán, deteniéndose en diferentes lugares en los que colocaba espejos, en una serie que titularía Desplazamientos de espejos. En una de sus libretas de viaje Smithson escribió: “En el espejo retrovisor apareció Tezcatlipoca, demiurgo del espejo humeante. Todas esas guías turísticas son inútiles, dijo. Debes viajar al azar, como los primeros mayas. Aunque te arriesgues a perderte entre los matorrales, ésa es la única manera de hacer arte.” Es notoria en esta frase la actitud del artista que se entrega al viaje a la deriva, sin una ruta predeterminada, de forma que evita así los “lugares comunes” abriendo la posibilidad de una nueva forma de mirar, pensar, hablar y crear.

Francis Alÿs, en su documentación fotográfica de 1994, Turista, se retrata en medio de un grupo de albañiles, carpinteros y plomeros que ofrecen sus servicios afuera de las rejas de la Catedral Metropolitana en la Ciudad de México con un letrero que dice “turista”. Su acción está muy vinculada con la idea misma del artista como vagabundo, pero también es un cuestionamiento sobre las implicaciones de ser extranjero en México. Al mostrarse a sí mismo como un turista profesional, Alÿs jugaba con esa etiqueta, mientras realizaba una actividad que no era un trabajo pero tampoco una forma de ocio.

En un viaje a Brasil en 1991, Gabriel Orozco realizó una instalación de sitio específico en un mercado vacío en la ciudad de Cachoeira. Se encontró con unas naranjas podridas y las fue colocando sobre las mesas de los puestos; mientras lo hacía, una persona de la localidad lo llamó turista maluco –turista loco– frase que daría nombre a la documentación de esta pieza. Al crear este tipo de obras que se infiltran en la cotidianeidad, Orozco tiene un doble estatus tanto de fuereño como de demente, en la marginalidad misma del tipo de obras que realiza utilizando materiales sencillos, pobres. Todo turista es un loco, pues no sigue las reglas de las costumbres de los lugares que visita; no por nada, el Arcano sin número del Tarot es el Loco, un personaje que camina libre por el mundo.

icondslr-camera Eric Reyes-Lamothe

eric-reyes.com

Cerro de Tuto, a la memoria de los fieles difuntos

Para los lugareños de las comunidades de Tutotepec, celebrar a sus santos y recordar a sus fieles difuntos es parte de su vida cotidiana. Mejor conocido como el cerro de Tuto, este lugar ubicado en la sierra Otomí Tepehua, en el estado de Hidalgo, se caracteriza por su vasta vegetación y su caluroso clima.

KANIK-MONROY3.jpg

El Día de Muertos es una de las tradiciones más importantes para la comunidad, una celebración que mezcla rasgos de la cultura Tepehua y el catolicismo, cuando la “Sanimita del Purgatorio” adquiere gran relevancia.

KANIK-MONROY4.jpg

El 2 de noviembre cientos de fieles llegan de las comunidades cercanas al cerro de Tuto para pasar un rato recordando a los que ya partieron con camas de pétalos de cempasúchilt y rosarios hechos con las mismas flores.

Además de honrar la memoria de sus muertos, los más viejos se congregan en la antigua iglesia a un costado del camposanto para llevar a cabo el ritual de la “Sanimita del Purgatorio”, uno de los santos más venerados por esta comunidad.

KANIK-MONROY.jpg

Ese mismo día, los doce mayordomos encargados de cuidar al santo durante todo un año hacen la entrega al siguiente grupo. Entre flores y cantos, que se confunden unos con otros, se lleva a cabo el ritual en una pequeña capilla en el centro del camposanto.

Durante la espera decenas de personas se acercan al altar. Niños, adultos y ancianos se persignan y ofrecen flores y dinero; prenden velas largas en busca de una petición, un agradecimiento o un alivio.

TANIA1.jpg

Cuando termina el ritual el camposanto se cubre completamente de color naranja y, en compañía de tríos musicales, algunos sacan un par de cervezas y felices recuerdan a sus fieles difuntos, de quienes esperan la protección y el cuidado por el resto del año.

En algunos sepulcros se colocan canastas con pan, mole, tamales, trabucos y fruta, pero a los muertitos más recientes sólo se les ofrece un altar y la compañía con el pensamiento.

KANIK-MONROY2.jpg

Es un día de fiesta y, aunque a muchos la situación económica les limita continuar con la práctica de las mayordomías, las personas más fieles a la tradición luchan por impedir que ésta se pierda en el tiempo.

dslr-camera icon Tania Monroy

La producción de caña: una dulce tradición en la Sierra Otomí-Tepehua

En muchos pueblos indígenas de México y América Latina podemos encontrar dinámicas socioculturales y productivas antañas que están en constante interacción en la actual coyuntura –nombrada posmodernidad–. Por ejemplo, en las comunidades de la Sierra Otomí-Tepehua podemos encontrar cultivos tradicionales de larga data –de otras temporalidades económicas y sociales–, aquellos que se consolidan en la época prehispánica, como lo producido en la milpa de donde se ha obtenido y obtiene el maíz, el frijol, el chile, el chayote, el quelite y la calabaza; así también, aquellos introducidos en la colonia, como la caña y tabaco, y finalmente en la llamada modernidad con cultivos como café, frutales y otros más recientes como el aguacate.

Decía un campesino otomí de la sierra: “Somos hijos de productores y nosotros le seguimos […] nuestros abuelos se dedicaron más a la caña y al maíz […] antes aquí era puro maíz y cañaveral […] Ahora nosotros nos dedicamos más al café y al maíz, pero todavía hay mucha caña por algunas comunidades” (Entrevista personal en San Antonio el Grande, Huehuetla en mayo del 2016).

Producción de pilón: el dulce del café

Cabe mencionar que –a pesar de que se haya industrializado la producción de caña en algunas partes del país para la generación de azúcar y biocombustibles– existen enclaves donde la producción de este cultivo es para la gastronomía local, sea para la alimentación o para la ritualidad. En la Sierra Otomí-Tepehua se cultiva la caña para la producción de piloncillo, el cual es utilizado para endulzar el café de los hogares y los atoles de cacao o de maíz. Esto a pesar de que en la mayoría de los hogares también se consuma el azúcar industrializado.

Algunos estudios históricos mencionan que el cultivo de la caña, aun ubicado entre cañadas y barrancos, se introduce a mediados del siglo XVI para la generación de cierta vocación productiva y así la obtención de derivados como el refino o aguardiente y la panela o piloncillo.

La producción de piloncillo requiere de esfuerzos de la familia campesina, pero también de cierta tecnología con aplicación de energía generada por tracción animal y herramientas usadas por los campesinos. Así también, la producción en extensión de caña es poca en comparación con otros cultivos de carácter comercial para mercados externos; luego entonces, podríamos decir que es una agricultura tradicional que se distingue por lo reducido de la cantidad y la calidad de la energía usada en el agroecosistema y que predomina en las tierras agrícolas marginales para la producción, al contrario de la comercial, la cual implica maquinaria e instrumentos así como de formas cada vez más variadas de proveer energía al agroecosistema en labores como movimiento del suelo, modificación de la topografía, construcción de estructuras para riego y empleo de fertilizantes y combustibles fósiles.

Lo anterior lo podemos ver en la producción de panela o piloncillo, en la que las labores inician desde la siembra y el corte. Este último se da a través del uso de machete y animales de carga, tanto para el corte y el acarreo del cañal al trapiche. El trapiche es una herramienta para la extracción del jugo, que funciona con tracción animal bajo el cuidado del productor.

kanik-piloncillo1.jpg

Extracción tradicional de jugo de caña

Una vez que se extrae el jugo de la caña inicia un proceso de hervor en una paila –olla de cobre–, la cual debe estar en constante movimiento para su cocción homogénea y que no se generen burbujas en la melaza que se va conformando.

kanik-piloncillo2.jpg

Cocción del jugo de caña

kanik-piloncillo3.jpg

Movimiento de melaza de caña

Después de unas horas en el fuego comienza un proceso de enfriamiento a través de unos moldes llamados pilones, los cuales son de barro.

kanik-piloncillo4.jpg

Preparación de pilones

Las técnicas que proceden son el enfriamiento, el empaque y su conservación. Para el empaque, se utilizan las hojas de la caña, quedando envueltas con una cobertura vegetal. Posteriormente, las mancuernas de pilón se conservan cerca de los fogones de las cocinas para evitar hormigas, humedad y hongos.

La materia como cultura e historia

Tan sólo en un cultivo podemos entender que lo cultural es la historia, el territorio, los sentidos, lo que cultivan, lo que trabajan los campesinos-indígenas. En general, son las representaciones compartidas de un grupo determinado y una historia y a la vez, es identidad, es decir, se diferencia de otros. La cultura campesina de América Latina parte desde los pueblos originarios seguida de una historia de colonización y posteriormente grandes movimientos como la independencia y la revolución. Hoy el campesino-indígena tiene una forma de producir granos y cultivos ancestrales en compañía de aquellos introducidos por occidente y que son demandados por los mercados que están fuera de su entorno. No obstante, todo esto lo hace bajo un esquema particular, bajo una dinámica en la que ha persistido la lengua india, las costumbres, la religión, así como también relaciones sociales específicas de solidaridad, esto a pesar de la perseverancia de la llamada modernidad.

Hablar de una manera lineal y plana de lo tradicional, lo moderno, lo nuevo o lo viejo nos lleva a pensar en realidades dicotómicas, “blancas o negras”; sin embargo, en la actualidad, las comunidades indígenas dinamizan en un solo tiempo y espacio elementos tanto modernos como tradicionales o históricos que, aunque sean externos, han pasado a ser centrales para la cultura de los pueblos campesinos-indígenas.

Los procesos de globalización comercial han provocado una transformación profunda en las economías locales de los pueblos. Sin embargo, las demandas internas siguen y persisten dado a la necesidad de cubrir el autoconsumo de los que comparten cultura –mercados locales y/o tianguis locales–.

dslr-camera icon Miguel Carrillo

CENTRO CULTURAL GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ. UN OASIS ARTÍSTICO EN BOGOTÁ QUE EMERGE EXITOSO EN MEDIO DEL PROTECCIONISMO A LO LOCAL

Bogotá es una ciudad capital con más de 9 millones de personas donde, como en toda gran ciudad, hay una oferta amplia en casi todo lo habido y por haber. Pero, ¿por qué digo en casi todo? Bueno, en el tema de propuestas artísticas visuales, teatrales o musicales el proteccionismo de los dueños, promotores y/o responsables de mostrar el trabajo de los artistas en general deja mucho que desear. Estoy de acuerdo en que cada país muestra en sus espacios lo que se realiza desde dentro, pero ¿qué pasa con la retroalimentación necesaria de ver y saber que se está haciendo fuera de las fronteras?

Cuando llegué por primera vez a Colombia en el 2015 creí erróneamente que a la par del trabajo de los nacionales podría conocer también obra de extranjeros, quizá de los vecinos brasileños, venezolanos, ecuatorianos o peruanos, tal y como sucede en mi país (México) donde no sólo es fácil encontrar espacios que promueven a norteamericanos, cubanos, argentinos y mexicanos, sino hasta alemanes, holandeses, chinos y españoles. En Bogotá, la única opción es el museo Botero donde, gracias a la generosidad y cariño a su pueblo, el artista donó su propia colección con obras de Chagall, Picasso, Dalí, Braque y Lucian Freud, entre otros universales consagrados, pero… ¿y las nuevas tendencias internacionales?

valdez2

Afortunadamente, en medio de esta realidad, encontramos un gran oasis que, como una isla, emerge gracias al interés de instituciones mexicanas como la secretaría de Educación y el Fondo de Cultura Económica:  El Centro Cultural Gabriel García Márquez. Dicho espacio, ubicado en el corazón de la ciudad, a una cuadra de la histórica plaza Simón Bolívar y en el barrio de la Candelaria no podría tener mejor ubicación. Zona de museos y teatros, punto obligado del turismo y última obra arquitectónica del célebre colombiano Rogelio Salmona, quien ya enfermo y a punto de morir, diseñó y dirigió la construcción de este monumental conjunto realizado en ladrillo y concreto.

El Centro Cultural, inaugurado en el 2008, representa la unión cultural entre dos países hermanados por tradiciones y cultura. Alberga la librería de la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica, donde se encuentra la basta oferta de la casa con lectura de libros y eventos varios.

El Centro Cultural Gabriel García Márquez ofrece también una galería de arte al aire libre en su gran patio central de la planta alta donde las propuestas fotográficas -–impresas en material para exteriores– tienen presencia todo el año y en exposiciones mensuales; dos auditorios de diferentes dimensiones y oficinas administrativas así como un par de grandes locales comerciales. Uno, ocupado por la cafetería de la cadena más importante del país, y el otro por su equivalente en el giro de hamburguesas y comida rápida.

valdez3

Mi espacio favorito –y que por lo mismo dejo al final– es la galería de arte Débora Arango (nombre de la pintora colombiana del siglo XX). Aquí se pueden ver hasta 70 piezas en mediano formato en sus grandes muros de concreto. En julio vi dos excelentes exposiciones de gráfica, una de Salvador Dalí y la otra de Joan Miró. En el mes de agosto montaron –con la curaduría de la tapatía Mónica Ashida– la muestra del jalisciense Juan Kreappellin, fallecido en 2008, amigo personal y gran artista que revolucionó el arte y la visión de los artistas en la Guadalajara de los 80’s y 90’s.

El ver las banderas mexicanas desde las calles bogotanas –y que sean referencia de un centro de cultura– llena de orgullo y satisfacción al paisano que ya sea como turista o viviendo aquí no olvida el terruño y encuentra un espacio que, aunque sea dos o tres veces al año, presenta algo de nuestras raíces y cultura para los demás. Es tradicional también el altar de muertos mexicano para el mes de noviembre que en otras ediciones ha sido dedicado a personajes como Octavio Paz y Frida Kahlo. Cierro comentando que no pudieron ponerle nombre más apropiado que el del gran “Gabo” que, aunque nació aquí, se hizo grande viviendo en México, y como me ha dicho más de un colombiano: “Gabriel García Márquez acabó siendo más suyo que nuestro”.

iconArturo Valdezdslr-camera Jaime Corredor